Terapia Focal

Terapia focal para el cáncer de próstata

El tratamiento clásico del cáncer de próstata (CaP) ha sido hasta no hace mucho tiempo la cirugía de extirpación completa de la próstata, o prostatectomía radical (PR), y la radioterapia (RT). Esto es así debido a que las biopsias aleatorizadas de la próstata por vía transrectal no nos permitían tener un mapa auténtico de la afectación tumoral de la próstata

Lo anterior ha conducido a dos situaciones importantes. La primera era la incapacidad de detectar de manera fiable aquellos pacientes con tumores muy poco agresivos, que dejados a su evolución natural no iban a poner en riesgo su vida, y en lugar de ser tratados sólo requerían seguimiento. En segundo lugar, al no disponer del mapa de afectación tumoral, no era posible ofrecer la posibilidad de realizar terapias focales que evitaran cirugías más agresivas y con secuelas frecuentes.

Hoy en día, gracias a la excelente información que nos ofrece la biopsia por fusiónconocemos con exactitud la extensión del tumor dentro de la próstata, así como su agresividad. Esto nos permite tratar únicamente estas lesiones index, que son las lesiones tumorales más importantes, y finalmente las que determinan el pronóstico de la enfermedad que padece el paciente. Esto es conocido como terapia focal.

La terapia focal nos permite tratar únicamente la zona tumoral. Este procedimiento parece arrojar los mismos resultados oncológicos, pero con mínimas secuelas funcionales frente a la cirugía y a la radioterapia, que pueden producir disfunción eréctil, incontinencia urinaria, y otras complicaciones menos frecuentes, como las fístulas urinarias y estenosis uretrales, que pueden deteriorar gravemente la calidad de vida del paciente.

Ventajas de la terapia focal

En nuestra Unidad de Cáncer de Próstata disponemos de tres fuentes de energía para los tratamientos de terapia focal: Crioterapia, HIFU y Electroporación.

Cada paciente es objeto de una planificación personalizada y va a recibir la fuente que más se ajusta a sus necesidades, en dependencia de las características del tumor y del propio individuo.