Incontinencia urinaria y prolapso genital

La incontinencia urinaria se define como cualquier pérdida involuntaria de orina y supone un problema médico, social e higiénico que afecta de forma importante la calidad de vida. Se estima que afecta al 25% de la población, aunque en muchas ocasiones es una entidad por la que no se solicita atención médica por distintos motivos tales como vergüenza, pensar que es un proceso normal con la edad, pensar que no tiene solución… Sin embrago, actualmente existen cada vez más tratamientos disponibles para curar la incontinencia de orina o al menos mejorar la sintomatología y la calidad de vida.

Hay que diferenciar varios tipos de incontinencia de orina, siendo fundamental distinguir entre incontinencia de orina que coincide con los esfuerzos e incontinencia urinaria que se asocia a un deseo micción que no se puede retrasar y suele asociar micciones frecuentes tanto diurnas como nocturnas, este caso se denomina vejiga hiperactiva. Cada entidad va a tener un tratamiento específico ya que el mecanismo por el que se produce se relaciona ya sea con el esfínter urinario y el suelo pélvico o propiamente con la función vesical. En ocasiones, las pacientes también refieren bulto vaginal, esto es prolapso genital que puede aparecer asociado a incontinencia urinaria por debilidad del suelo pélvico.

Entre los factores de riesgo comunes se encuentran el parto, cirugías ginecológicas, obesidad… Para el tratamiento se indican en un primer escalón medidas generales como control del peso, adecuación de ingesta de líquidos, ejercicios físicos y ejercicios del suelo pélvico individualizados de acuerdo a la clínica de la paciente.

Vejiga Hiperactiva

En caso de vejiga hiperactiva-incontinencia de urgencia el segundo escalón es tratamiento farmacológico para en casos en los que no se consigue un control satisfactorio de los síntomas se pueden plantear tratamientos como la administración de toxina botulínica (BOTOX).

Se trata de un tratamiento realizado de forma de rutina por los miembros de la unidad de forma mínimamente invasiva y que ofrece buenos resultados en el control de los síntomas permitiendo suspender el tratamiento farmacológico crónico.

Vejiga Neurógena

La disfunción neurógena del tracto urinario inferior o vejiga neurógena es un cuadro de disfunción miccional que se presenta en pacientes con patologías que afectan la inervación vesical. Aparece en pacientes con patologías neurógenas tales como esclerosis múltiple, tras accidentes cerebrovasculares, mielomeningoceles, lesiones medulares, cirugías que afecten la inervación de vejiga, etc.

Clínicamente puede manifestarse con incontinencia urinaria, imposibilidad para realizar la micción o deseo imperioso de orinar. Además, si no es correctamente manejada puede conllevar la existencia de infecciones urinarias o incluso afectación de la función renal.

Incontinencia Urinaria de Esfuerzo

incotinencia-esfuerzo

En caso de incontinencia de esfuerzo y prolapso genital se plantea cirugía para corregir los trastornos del suelo pélvico.

En nuestra unidad realizamos un estudio detallado de las pacientes con incontinencia y prolapso genital y ponemos a su disposición los distintos tratamientos y estrategias preventivas incluyendo medidas rehabilitadoras del suelo pélvico junto con cirugía mínimamente invasiva de la incontinencia urinaria y correctora del prolapso de órganos pélvicos utilizando de forma individualizada las distintas maniobras de tratamiento con bandas suburetrales, sling ajustables o esfínter urinario artificial.

Síndrome doloroso pélvico

Los cuadros de dolor pélvico suponen una patología que requiere un abordaje con especialistas en el ámbito, requiriendo un estudio y tratamiento individualizado. Para ello disponemos los instrumentos para un diagnóstico de detallado y plantear un manejo con las diferentes estrategias disponibles incluyendo terapia farmacológica, instilaciones endovesicales y toxina botulínica.