CirugíaHiperplasia Benigna de próstata

Cirugía para la Hiperplasia Benigna de Próstata

El tratamiento quirúrgico se propone cuando los síntomas han progresado a pesar de tratamiento con fármacos, la calidad de vida se ve afectada, cuando existe alto riesgo de complicaciones, o cuando nos encontramos con uno de los siguientes supuestos:

  • Formación de piedras en vejiga.
  • Vaciado incompleto de la vejiga con deterioro de esta.
  • Deterioro de la función renal.
  • Necesidad de sondaje por retención de orina.
  • Hematuria o sangrados persistentes con la orina.
  • Infecciones de orina de repetición.

La elección de una u otra técnica quirúrgica depende del tamaño prostático, las características o estado biológico del paciente y de sus preferencias.

· Resección transuretral de próstata (RTUp):
Consiste en la extracción de la zona de transición prostática o adenoma mediante resección y fulguración a través de la uretra, sin realizar incisión en piel. Es una cirugía endoscópica. Se emplea en próstatas entre 30-60 cc. Es un tratamiento muy eficaz. En el 65% de los casos aparecen alteraciones eyaculatorias.

· Adenomectomía abierta:
Consiste en la extirpación del adenoma prostático mediante cirugía abierta. Se reserva para próstatas muy grandes.

Hoy el láser de Holmium consigue los mismos resultados sin necesidad de hacer heridas externas y con recuperaciones mas dinámicas, menor tiempo de ingreso e incidencia de sangrado muy reducida. La adenomectomía abierta encuentra, por ello, cada vez un número menor de indicaciones.

· Adenomectomía laparoscópica/ robótica:
Es similar a la adenomectomía abierta pero empleando abordaje abdominal laparoscópico. Comporta heridas abdominales.

 

cirugía hiperplasia benigna de próstata

· Adenomectomía láser:

También se trata de procedimiento endoscópico, pero empleando energía láser. Existen distintos tipos de láser empleados en el tratamiento del HBP: láser verdeláser Holmiun y láser Tulio.

Cada uno de ellos se emplea con una técnica distinta (vaporización o enucleación) y en diferentes tamaños prostáticos.

Todos ellos consiguen buenos resultados, si bien nosotros creemos que el láser de Holmiun es el más apropiado por ser el más versátil, por su demostrada efectividad, su seguridad y alto rendimiento.

· Aquabeam:
Nuevo sistema robótico que elimina tejido mediante un chorro de agua a alta presión.

· Rezum:
Nuevo sistema que con vapor de agua elimina tejido prostático aliviando la obstrucción que produce la hiperplasia prostática.

Existen otra serie de técnicas poco invasivas: Urolift, stents, TUNA, TUMP. Son poco empleadas y no las consideramos entre los procedimientos estándar sino para caso muy excepcionales o de indicación muy precisa.

En general, los pacientes sometidos a cirugía presentan buenos resultados, con supresión de la sintomatología y mejora de su calidad de vida. El síntoma que mas prevalece o menormente mejora es la nicturia o micciones nocturnas, ya que existen otros mecanismos implicados en su presencia.

En la cirugía prostática por HBP es muy infrecuente que se afecte la función eréctil, así como la continencia. Estas son complicaciones en cambio frecuentes  en la cirugía de próstata por Cáncer.

Sí es frecuente la aparición de eyaculación retrógrada. No produce ello ningún efecto adverso sobre el organismo, pero si es motivo ocasionalmete al principio de desconfort mental en el paciente

Se han incorporado con ciertos resultados favorables en la prevención de la eyaculación retrograda dos nuevos métodos de instrumentación sobre la próstata llamados Aquabeam y Rezum, que parecen disminuir la incidencia de tal secuela. Los resultados iniciales parecen ser óptimos, si bien hace falta más experiencia en el tiempo para consolidarlos, no debe olvidarse que el objetivo principal de la cirugía de la próstata en HBP y en cualquiera de sus modalidades es resolver la Uropatía Obstructiva y ello con carácter duradero para el resto de la vida del paciente.

Ir arriba