La ESSM Today recoge el artículo de dolor testicular crónico de la Dra. García-Rojo

dolor-testicular

La European Society for Sexual Medicine (ESSM) ha publicado en su última newsletter, ESSM Today, un artículo sobre dolor testicular crónico, realizado por la Dra. Esther García-Rojo.

El dolor testicular crónico se define como un dolor testicular intermitente o constante, unilateral o bilateral de tres o más meses de duración que es significativamente molesto para el paciente, una vez que se han descartado otras causas posibles como una infección, masa testicular, varicocele, hidrocele, absceso o un dolor referido. Puede ocurrir acompañado de dolor con las relaciones sexuales, actividades físicas y/o eyaculación.

Esta afección es la causa de alrededor del 2,5% al 5% de todas las consultas de urología. Una de las causas más comunes de esta patología es la historia de cirugía de vasectomía previa, entidad conocida como ‘síndrome doloroso post-vasectomía‘.  La incidencia aproximada de esta enfermedad se estima en alrededor de 1-15 de cada 100 vasectomizados.

Otras causas reconocidas de dolor testicular crónico son la cirugía de hernia inguinal, la cirugía abdominal,  la neuropatía diabética o el tratamiento con imipramina. En pacientes con hiperuricemia, se ha sugerido que el depósito intracanalicular de cristales de ácido úrico con la consiguiente alteración de las terminaciones nerviosas podría ser la causa de este dolor. Algunos pacientes relacionan el inicio de su dolor testicular crónico con algún tipo de lesión o traumatismo. Esto podría explicarse por el fenómeno de la plasticidad neuronal. En la plasticidad neural, la lesión puede causar cambios en todos los niveles del sistema nervioso, por lo que los mensajes de dolor se amplifican. […]

Diagnóstico y tratamiento del dolor testicular crónico

Para un abordaje diagnóstico adecuado es necesaria una buena anamnesis, registrando la fecha de inicio del dolor, enfermedades concomitantes, cirugías previas y posibles desencadenantes, así como el tipo de dolor, localización, intensidad, irradiación y desencadenante u  otros factores agravantes.

Aunque existen posibles causas, como una congestión del epidídimo, infección o varicocele, la mayoría de estas se pueden descartar con una historia clínica completa, examen físico y un análisis de orina. Cuando estos análisis son normales, el diagnóstico es menos claro y se deben considerar las causas neurogénicas del dolor. Si no hay sospecha de infección, no está indicado el tratamiento con antibioticoterapia empírica.

La ecografía escrotal suele ser parte de la evaluación del paciente con dolor escrotal. Sin embargo, en ausencia de hallazgos clínicos significativos en el examen físico y en presencia de un análisis de orina negativo, el beneficio real de la ecografía escrotal es tranquilizar al paciente preocupado por el cáncer.

Actualmente, el tratamiento del esta enfermedad es, en gran medida, empírico debido a la ausencia de protocolos estandarizados y ocupa una parte considerable del tiempo de la mayoría de los urólogos.

El dolor testicular crónico suele presentar una mala respuesta a los fármacos analgésicos habituales y, como primera línea de tratamiento, se pueden utilizar dosis bajas de ansiolíticos o antidepresivos tricíclicos (amitriptilina, dapoxetina o nortriptilina) con buenas tasas de reducción del dolor. También se pueden utilizar fármacos neuromoduladores como la gabapentina que proporcionan una reducción significativa del dolor en hasta el 80% de los pacientes. […]

Lee el artículo completo sobre el dolor testicular crónico publicado en la ESSM.